¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

12 de enero de 2018

Si te engaña, no te quiere.

Me hiciste daño, mucho daño, me rompiste el corazón cuando te había entregado tanto, te entregué mi niñez, mi adolescencia y mi juventud, los mejores años de mi vida los dediqué a quererte, amarte y respetarte, y tú, sin embargo, te aprovechaste de todo eso para quererme y a la vez engañarme.

Y ese engaño me hizo sentir menos mujer, me culpé por no retenerte a mi lado, lloré lágrimas amargas en las que te deje de ver como el culpable y te hice víctima de tus propias mentiras, y mientras lloraba por todo eso, mientras más daño me hacías, mi corazón más se rompía, pero con cada grieta salió de mi el amor que te tenía, salieron las promesas guardadas, los sueños que teníamos y entró la indiferencia, la rabia, y empecé a quererme, a valorar que no fui yo la que no te supo conservar, es que no hay nada que quiera que me pertenezca de ti si cada diez palabras, siete eran embustes, si tus te quiero era mentira, si tus lágrimas de perdón eran manipulaciones.

Y empecé a ver qué no me faltaba nada como mujer, al contrario, era demasiado mujer para ti, demasiadas agallas, demasiado coraje, demasiado independiente, demasiado clara y demasiado fuerte para perdonar un engaño.

Me equivoqué en muchas cosas y en otras muchas te equivocaste tu, y te diré que entre todas ellas tu mayor error fue acomodarte a tenerme, en cierto modo el problema fue mío, cambiaba mis horarios por ti, mis planes por ti, mi independencia por ti, te di algo que no sabías valorar, y el error fue mío, no me pediste nada, no te esforzaste por tenerlo y te lo di todo, te puse lo primero de mi lista de prioridades. No me arrepiento, todo lo que hice lo sentía, pero comprendo que fueron errores y de ellos se aprende.

Hoy, me quiero a mi misma, hoy, hago que me valoren, hoy doy lo que otros se esfuerzan por tener, hoy, me siento una mujer completa, y por eso, soy capaz de escribir estas palabras, porque ahora, hoy, mi pasó contigo me sirve de inspiración para decir a otras mujeres y hombres...

Quereros, por encima de todo.
Quereros y no tengáis miedo a amar.
Quereros y hacer lo que os haga felices, porque una buena pareja jamás te culpará de sus errores.
Quereros y no os sintáis menos si os engañan, sois más de lo que ellos merecen.
Quereros y que jamás os pongan lo segundo o tercero de su lista, no eres segundo plato de nadie.
Quereros y no dejéis que os manipulen, la culpa de un engaño es solo y únicamente de la persona que lo comete, porque no te respeta, no te quiere aunque te lo diga y no te valora.
Quereros, quereros, quereros.

7 de enero de 2018

¿Vivir merece la pena?

Ayer de nuevo tuve una crisis de las gordas, en verdad no se como pasó, estaba cenando, noté que empezaba a tener nauseas, me empezó un fuerte dolor de cabeza (la primera vez que me pasaba) y comencé a vomitar a la vez que el mundo daba vueltas y no era capaz de enfocar la vista.

Me puse tan, tan nerviosa de verme tan mal que me entró un ataque de ansiedad que solo sirvió para ponerme peor, si, y eso fue ayer, he estado parte de la noche con la crisis y sintiéndome muy mal, y mis ánimos están por los suelos, pero ¿tirar la toalla? eso nunca, porque por muchas zancadillas que el Meniere nos ponga, nosotros somos más fuertes, y estoy cansada, aturdida, desorientada, asustada... todo eso que muchos de vosotros sentís, y a veces tenemos ganas de tirar la toalla, eso que muchos de vosotros sentís, pero, un abrazo de mi familia, un buenos días de mi pareja, un ánimo de los amigos o de la gente de este grupo, un vamos a poder con esto, un simplemente poder disfrutar del sol, de la luz, de las risas de la gente, de la mía propia... TODO ESO MERECE TANTO LA PENA, a veces no tenemos ganas de seguir, lo comprendo y lo entiendo, a veces sería más fácil simplemente frenar, pero, ¿quién dijo que la vida iba a ser fácil? supongo que nadie esperaba de la vida un camino de rosas, y si miráis atrás seguro que habéis superado muchas cosas ya, y las que os quedan.

Ánimo a todos, porque aunque tengamos días malos, el que hay bueno, merece la pena vivirlo.

27 de diciembre de 2017

Me gusta la noche de Reyes

Me gusta la noche de reyes, hay gente que opina que solo es cosa de niños, yo no lo entiendo, a mi me gusta. Me gusta la ilusión de hacer mi carta de Reyes, siempre busco la forma ingeniosa de decirles que he sido muy buena este año, la decoro, no como cuando era niña, pero lo hago, incluyo lo que quiero y de paso se lo facilito a los reyes para que sepan el lugar en el que encontrarán cada cosa, me gusta buscar lo que me piden, leer sus largas cartas y decidir que quiero regalar, me gusta ir a comprarlos (este año no he podido, pero por Internet se consigue de todo), me hace ilusión ver llegar los paquetes a casa, preparar las etiquetas y envolverlos, también esconderlos para que nadie los vea y preparar el día de reyes con la misma ilusión que lo hacía de niña, irme pronto a la cama, ponerme nerviosa, y sorprenderme a la mañana siguiente con la colocación y los regalos, compartirlo todo en familia, eso es el 95% del día de Reyes, mantener esa tradición aunque hayamos crecido. Que gran familia tengo que aunque pasen los años sigue manteniendo la magia.

He cambiado durante todos estos años, ya he cumplido los treinta y sigo ilusionandome, aprovecho a regalarles algo hecho con mis manos, me deleito sabiendo que le darán el doble de valor que a algo material. Que gran familia tengo que no pone valor monetario a un regalo, pone valor emocional.

Y es que, no entiendo esas familias que hacen amigos invisibles o que no regalan a los adultos, si es por economía puedo llegar a entenderlo, pero, me haría tanta ilusión levantarme y recibir una carta de las personas que quiero, como me lo hace el recibir regalos, así que, la excusa del dinero es hasta cierto punto, y si lo hacen porque piensan que de adultos ya no se puede tener ilusión ¿Quién dijo eso? Solo creo que la ilusión la perdemos nosotros por no hacer que la magia siga, porque saber la verdad sobre la identidad de tan queridos magos, no los hace menos mágicos, sino más, y perder esa ilusión, para mi implicaría no valorar los sacrificios que hicieron esos reyes cuando era pequeña y en casa había malas rachas económicas, la magia siempre estaba. Sería no valorar las veces que trataron de ocultarmelo, las que me contaban cuentos, las palabras que me transmitían nervios la noche anterior... Y un sin fín de cosas más que esos reyes al enterarnos de la verdad no nos quitaron, nosotros lo perdimos.

Recuerdo mi primera Navidad sabiendo la verdad, recuerdo que me hacía igual ilusión o más que no saberlo, ahora, yo crearía magia para los que venían detrás y seguiría manteniéndola viva en mi, todavía lo sigo haciendo con mi familia y cada año, con algunos amigos aunque solo sea mandándoles una postal o una carta.

Los Reyes Magos no son para adultos o niños, son para los que a pesar de todas las batallas que les da la vida, un día al año, sigue creyendo en la magia y en que todo es posible.

Estáis a tiempo para crear, comprar o hacer, lo importante es que la ilusión os envuelva.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...